Retrado de Aldo Manuzio

Primera imprenta de Aldo Manuzio

El Convento de los Dominicos en Río de los Mendigantes F. Guardi, Pinacoteca de la Accademia Carrara en Bérgamo

La Vírgen y los tres niños que leen, G. Bellini

Páginal manuscrita por Marin Sanudo. Venezia, Biblioteca Marciana

La marca de Aldo Manuzio

Cartel puesto por Manuzio en la entrada de la tipografía

Antigua Edición Manuzio. Venecia, 1579

Medalla de Aldo Manuzio. Venecia, Museo Correr
ita | fra | eng | esp
cont√°ctanos | copyright

Temas relacionados

Galería de vídeos

No video

Galería de foto

immagine didascalia

Retrado de Aldo Manuzio


immagine didascalia

Primera imprenta de Aldo Manuzio


immagine didascalia

El Convento de los Dominicos en Río de los Mendigantes F. Guardi, Pinacoteca de la Accademia Carrara en Bérgamo


immagine didascalia

La Vírgen y los tres niños que leen, G. Bellini


immagine didascalia

Páginal manuscrita por Marin Sanudo. Venezia, Biblioteca Marciana


immagine didascalia

La marca de Aldo Manuzio


immagine didascalia

Cartel puesto por Manuzio en la entrada de la tipografía


immagine didascalia

Antigua Edición Manuzio. Venecia, 1579


immagine didascalia

Medalla de Aldo Manuzio. Venecia, Museo Correr


El arte de la imprenta en Venecia

En el siglo XV, tras siete siglos de vida, la Seren√≠sima se encuentra en la c√ļspide de su expansi√≥n teritorial. Ning√ļn estado europeo pod√≠a jactarse, ni jam√°s habr√≠a podido vanagloriarse en lo sucesivo, de un per√≠odo tan largo de continuidad.  Este sistema pol√≠tico, la relativa estabilidad y las riquezas acumuladas, hab√≠an contribuido al nacimiento del mito de Venecia y hab√≠an convertido la ciudad en punto de referencia y modelo para todo el mundo.

A diferencia de lo que suced√≠a en otros estados, la ‚ÄúSeren√≠sima‚ÄĚ era particularmente tolerante con las diferentes filosof√≠as religiosas, a condici√≥n de que no amenazasen la seguridad de la Rep√ļblica. Los primeros impresores que llegaron a Venecia eran de origen alem√°n, a continuaci√≥n llegaron franceses, flamencos, holandeses, suizos, numerosos italianos y despu√©s de Candia y de Istria.  En Roma, el papa Pablo II hab√≠a cerrado la Academia de Pomponio Leto, acus√°ndolo de conspiraci√≥n e irreligiosidad. Es probable que por este motivo confluya en Venecia un nutrido grupo de humanistas reformistas, entre los cuales estaban Aldo Manuzio , Marc‚ÄôAntonio Sabellico, Francesco Corona.

La libertad de prensa estaba garantizada y fomentada, en especial considerando que la expansi√≥n del arte tipogr√°fico se convirti√≥ en pocos a√Īos en una discreta fuente de r√©dito . La actividad editorial veneciana no s√≥lo hab√≠a requerido la colaboraci√≥n, sino tambi√©n estimulado a los impresores a abrirse hacia nuevos experimentos. Adem√°s, el Senado hab√≠a establecido penas severas contra los editores que hubiesen utilizado papel de baja calidad. Por tanto, es l√≥gico pensar que los autores hayan encontrado en la ciudad no s√≥lo la ocasi√≥n de publicar, sino tambi√©n las estructuras capaces de acogerles y una amplia disponibilidad para discusiones e intercambios de experiencias personales.

Hacia el final del siglo XV (1488), estaban activas en Venecia casi 200 imprentas. La producci√≥n era muy alta, basta pensar que el editor Aldo Manuzio entre 1494 y 1515 hab√≠a producido 157 t√≠tulos con una tirada frecuentemente muy elevada, incluso superior a mil copias (la impresi√≥n se efectuaba con prensas a mano). En los a√Īos comprendidos entre 1495 y 1501, s√≥lo en Venecia se hab√≠an publicado 447 vol√ļmenes, casi un cuarto de toda la producci√≥n europea.

En lo que ata√Īe a la vida de la nueva arte en Venecia, √©ste fue considerado como tal el 18 de Septiembre de 1469, d√≠a en el que el Senado conced√≠a por cinco a√Īos el honorable privilegio a Giovanni da Spira. En la pr√°ctica, el Senado reconoc√≠a la especializaci√≥n, pero todav√≠a no hab√≠a sido constituido el colegio del gremio. La Mariegola del gremio de los ‚ÄúLibreri e stampadori‚ÄĚ, libreros e impresores, fue ratificada el 14 de mayo de 1567.

El primer tip√≥grafo propiamente veneciano fue, en 1472, Filippo di Pietro. Respecto al lugar de la Scuola de devoci√≥n de los ‚ÄúLibreri e stampadori‚ÄĚ, sabemos que se reun√≠an siempre en los locales del convento de los Dominicos de S. Giovanni e Paolo. Despu√©s del incendio que destruy√≥ el altar de madera situado al principio de la nave derecha de la iglesia, presumiblemente convertido en el altar de la Escuela de los ‚ÄúLibreri e Stampadori‚ÄĚ, y en ocasi√≥n de su reconstrucci√≥n en la segunda mitad del siglo XIV, all√≠ fue colocado un retablo de Giovanni Bellini. Este retablo se perdi√≥ en un posterior incendio acaecido en la Capilla del Rosario durante la noche del 15 al 16 de agosto de 1867, donde hab√≠a sido colocado para una restauraci√≥n apenas terminada. Por fortuna se ha mantenido una copia , que representa, en el centro, tres ni√Īos leyendo un libro bajo el trono de la Virgen.

El clima cultural en el que los impresores se encontraban trabajando era el de una ciudad disponible a acoger todo tipo de pensamiento y tendencia, filtr√°ndolos y regener√°ndolos en un sentimiento aut√≥nomo. En la ciudad nunca se instituy√≥ una verdadera universidad. Estaban activos numerosos centros culturales, como el c√≠rculo del helenista Giovanni Lascaris, las escuelas de Rialto y de San Marcos, abiertas √©stas s√≥lo a los nobles y en las que se impart√≠an lecciones de filosof√≠a moral y ret√≥rica. La Scuola de San Marcos, fundada en 1408, tuvo como ense√Īantes a Giorgio Merula, Giorgio Valla y Giorgio de Trebisonda. A su cierre, ocurrido el 31 de marzo de 1485 tras un desastroso incendio, parte de los numerosos c√≥dices fueron salvados y llevados a Ferrara, donde actualmente se conservan en la biblioteca Estense.

En los locales de la iglesia de San Juan Limosnero, se impart√≠an lecciones de l√≥gica, de filosof√≠a natural y de matem√°ticas. El humanista Ermolao B√°rbaro hab√≠a fundado en el palacio familiar situado en Fondamenta de San Juan en la Giudecca, en 1484, una Academia de filosof√≠a con tendencia aristot√©lica. En los conventos de las iglesias de San Giovanni e Paolo, dei Fari, de San Esteban, de S. Francesco della Vigna, San Miguel de Isola y San Antonio de Castello, exist√≠an importantes centros de intercambio intelectual con espl√©ndidas bibliotecas anexas.  Otras bibliotecas ‚Äúprivadas‚ÄĚ existentes en la ciudad eran las del Cardenal Bessari√≥n, compuesta por 482 c√≥dices griegos y 264 latinos y que fue donada a Venecia en mayo de 1468. tambi√©n estaban las de Francesco y Ermolao Barbaro, de Cosme de M√©dici en S. Giorgio Maggiore, la de la Universidad Paolina de medicina y filosof√≠a y la biblioteca de San Marcos.  Los exponentes del mundo cultural, gracias al buen funcionamiento del Estado veneciano, hab√≠an podido percibir y alimentar un significado de la vida sin la angustia del tiempo y la violencia del poder.  Casi parec√≠a haberse instaurado en los venecianos la convicci√≥n de que la ‚ÄúSeren√≠sima‚ÄĚ siempre hab√≠a existido y que ninguna otra fuerza habr√≠a podido incidir en su estabilidad durante siglos.  Esta relativa ‚Äúpaz social‚ÄĚ hab√≠a permitido y estimulado a los artistas a investigar en todas las disciplinas, incluso en las de tem√°tica filos√≥fico-religiosa que en otras naciones se obstaculizaban y persegu√≠an frecuentemente. Sin embargo, al inicio del siglo XVI, en parte a causa de las tensiones ;internas entre las familias en la gesti√≥n del estado, fomentadas por el poder temporal de la Iglesia de Roma, y en parte como consecuencia de las derrotas militares que Venecia hab√≠a padecido especialmente en el Adri√°tico y en el Egeo, la atm√≥sfera estaba cambiando.

En el clima creado por la Controrreforma, los numerosos procesos dirigidos contra personas de cualquier clase acusadas de inclinaci√≥n hacia el luteranismo, mortificaron la inspiraci√≥n, la investigaci√≥n y la apertura hacia lo nuevo por parte de intelectuales y artistas.  La libertad de prensa sufr√≠a un ataque hasta ahora impensable. Mar√≠n Sanudo, en sus Diari (1496 ‚Äď 1533) , anota que el vicario del Patriarca hab√≠a transmitido, a fecha 25 de agosto de 1520, al consejo del Senado la petici√≥n de condenar la obra de Mart√≠n Lutero y que, por consiguiente, se prohibiera su publicaci√≥n.  Lutero hab√≠a tenido muchos simpatizantes. Sus textos circulaban en la ciudad bajo el pseud√≥nimo de Lambertus da Nigroponte. El primer catequismo luterano fue publicado en 1525 por Zopino.  Los libreros venecianos, como respuesta a lo que justamente consideraban una censura y por tanto una negaci√≥n de su trabajo, organizaron una intensa red de importaci√≥n clandestina de los vol√ļmenes prohibidos. A ra√≠z de este comportamiento algunos libreros fueron arrestados y el gremio  se encarg√≥ de mantener a sus mujeres e hijos.

En 1527, los vol√ļmenes de Lutero y de sus seguidores fueron quemados en el Campo San Giacometto en Rialto. Tambi√©n los hebreos vieron quemar sus libros, incluido el Talmud, en la Plaza de San Marcos en 1533.

ALDO MANUZIO Y SU MARCA

Aldo Manuzio no fue solo un tip√≥grafo, sino un verdadero editor y como tal es considerado por su extraordinaria erudici√≥n, por la sabia traducci√≥n e interpretaci√≥n de los textos y por la excelente ejecuci√≥n.  La primitiva sede de la tipograf√≠a estaba localizada en las cercan√≠as de la plazuela de San Agust√≠n en la Calle del Pistor n¬į 2343; luego en 1508, fue transferida a la calle de San Paterniano, en el √°rea del actual Campo Mann. De car√°cter un poco rudo y sin miramientos, a Aldo Manuzio no le gustaba perder el tiempo y por esto hab√≠a fijado un cartel a la entrada de la tipograf√≠a con el que desanimaba a los vagos .  Como tip√≥grafo hab√≠a publicado en 1499 para el editor veron√©s Leonardo Crasso, que ocupaba el cargo de Protonotario apost√≥lico, el volumen ‚ÄúHypnerotomachia Poliphili‚ÄĚ y era muy conocido por los caracteres de imprenta inventados por √©l, quiz√°s, con la aportaci√≥n del fraile fil√≥sofo y matem√°tico Luca Pacioli, o del dise√Īador bolo√Ī√©s Francesco Griffo.
Sus libros hab√≠an alcanzado un gran nivel de prestigio y numerosos reconocimientos por toda Europa sufriendo, precisamente por este motivo, la imitaci√≥n y la falsificaci√≥n por parte de otros editores, sobre todo florentinos y de Lion. Esto provocaba sus repetidas quejas, hasta incluso pens√≥ en poner la siguiente solemne advertencia en el volumen de los ‚ÄúCarmina‚ÄĚ (C√°nticos) de Horacio (editado en mayo de 1501): ‚ÄúIussu, mandatove Illustrissimi P (opuli) S (enatus) Q (ue) V (eneti) Nobilis. Literator. Plebeie. Impressor. Mercator: Mercenarie quisquis es. Id genus Characteres. Ne attingito...‚ÄĚ (Con la autorizaci√≥n del Ilustr√≠simo Pueblo y Senado V√©neto. Noble literato, ciudadano, impresor, mercader, mercenario, quienquiera t√ļ seas. No usar√°s...este tipo de caracteres). En el volumen de los Epigramas de Marziale, publicado en el mismo a√Īo, insiri√≥ esta maldici√≥n en grandes letras: "Quisquis es qui quoquomodo huiusce excusionis ergo adversus ieris, damnatus esto et reus Ill. S. V. Ne dicas tibi non praedictum cave". (Quienquiera que seas, que de cualquier forma vayas en contra del decreto al que se refiere este car√°cter, ser√°s condenado como reo frente al Ilustr√≠simo Senado V√©neto. Cu√≠date de decir que no se te ha advertido).

El ambiente de su tipograf√≠a constitu√≠a un aut√©ntico c√≠rculo literario dado que Aldo Manuzio se tomaba muy en serio su responsabilidad. Hab√≠a llamado para colaborar como correctores (se debe entender no s√≥lo como traductores y revisores de los borradores, sino como redactores y consultores editoriales), a los m√°s significativos humanistas de Italia.  Tambi√©n el uso del papel, utilizado para la imprenta, el de Fabriano, el mejor que se encontraba en el mercado, en el formato de 32x42 cm., llev√≥ a un resultado sorprendente. Pleg√°ndolo en dos se obten√≠a el ‚Äúfolio‚ÄĚ (32x21 cm.), en cuatro el ‚Äúcuarto‚ÄĚ (16x21 cm.), en tres el ‚Äúoctavo‚ÄĚ (10,5x16 cm.). Aldo Manuzio, a principios del siglo XVI, hab√≠a ideado e iniciado el uso del ‚Äúoctavo‚ÄĚ, con gran resultado comercial. Pr√°cticamente, hab√≠a inventado el ‚Äúencheridio‚ÄĚ, el libro de bolsillo.

Con en el paso del tiempo, Aldo fund√≥ en el mes de mayo de 1502 una academia, la ‚ÄúNueva Academia de los filo hel√©nicos‚ÄĚ o Academia Aldina. Tal era su pasi√≥n por la lengua griega, que durante los encuentros era obligatorio hablar en griego antiguo so pena de multa pecuniaria, cuyos beneficios deb√≠an ser utilizados en un banquete que ten√≠a como comensales a los mismos componentes de la academia.   Entrelaz√≥ relaciones de colaboraci√≥n, trabajo y amistad con las mejores mentes de aquellos a√Īos; s√≥lo por recordar algunos, Poliziano, Gerolamo Don√†, Erasmo de Rotterdam, Pico della Mirandola, Alberto Pio di Carpi, Pietro Bembo, Giovanni Lascaris, Giovanni Giocondo da Verona, Elia del Medigo y Francesco Colonna.

Manuzio fue un editor muy prol√≠fico: public√≥ la obra √≠ntegra de Arist√≥teles, parte de Plat√≥n en la traducci√≥n de Marsilio Ficino, las obras de Arist√≥fanes, Te√≥crito, Is√≥crates, Homero y Eur√≠pides. Entre los autores italianos se debe recordar a Dante, Petrarca, Pietro Bembo, Policiano y Santa Catalina de Siena.  Por su capacidad, su ingenio y su arte, Aldo, patrocinado por Mar√≠n Sanudo El Joven (1466-1536), hab√≠a obtenido el 14 de noviembre de 1502 del Senado, el privilegio de impresor oficial de la Rep√ļblica. En el decreto, se se√Īala a Aldo como hombre ‚Äú...dotado de singular virtud y doctrina...‚ÄĚ, se le reconoce el m√©rito de haber publicado ‚Äú...numerosos textos griegos y latinos con gran cuidado y diligencia utilizando los caracteres de ambas lenguas, suscitando la admiraci√≥n de todos los estudiosos...‚ÄĚ su marca , que representa el ancla y delf√≠n, seg√ļn una tesis interpretativa aceptada por la mayor√≠a, se referir√≠a a Festina lente, el ‚Äúdate prisa lentamente‚ÄĚ atribuido por Suetonio a Octavio Augusto. La Rep√ļblica le honra con la medalla de di√°metro , conservada en el Museo Correr de Venecia, que representa sobre el anverso el busto de Aldo Manuzio con la inscripci√≥n de su nombre, ‚ÄúALDUS PIUS MANUTIUS R(omanus)‚ÄĚ, y sobre el reverso la marca con su lema en griego ‚ÄúFestina lente‚ÄĚ. 

 

Franco Filippi


1500  -   - rev. 0.1.48

[-A] [+A]

Venecia y sus lagunas

Patrimonio de la Humanidad, di√°logo entre culturas, ¬Ņcu√°l es su futuro?

credits | help